Algunas especies son venenosas

Qué hacer ante la picadura de un alacrán

Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

Algunas especies son venenosas, por lo que ante una picadura se debe acudir de inmediato a un centro asistencial para recibir el tratamiento correspondiente. Si hay cucarachas en la casa, puede haber alacranes.

La época de altas temperaturas favorece la proliferación de alacranes, algunos de los cuales son venenosos y su picadura requiere intervención médica inmediata. También el calor es propicio para la aparición de arañas y serpientes, que pueden ingresar a las viviendas.

Ante la picadura de alguno de estos animales, se debe solicitar asistencia médica en centros de salud u hospitales. En la ciudad de Salta, el hospital Señor del Milagro atiende por guardia en caso de picadura de alacranes y víboras. También cuenta con un área de Zoonosis, dedicada a patologías que se transmiten por animales.

El Ministerio de Salud Pública recomienda a la población adoptar medidas para evitar la presencia de alacranes en las viviendas y sus alrededores y prevenir picaduras, ya que el veneno es una toxina que actúa sobre el sistema nervioso y requiere medicación específica.

En Salta, el alacrán más común es de color castaño claro, con tres bandas marrones a lo largo del lomo. Sus patas son de color uniforme, sin manchas. Tiene pinzas finas y largas y mide entre 4 y 6,5 centímetros. Posee una prolongación articulada que termina en un aguijón y una púa, con lo que inyecta el veneno.

Esta especie se alimenta de otros insectos, sobre todo cucarachas y arañas, por lo que suele ingresar a las casas buscando comida. Es de hábitos nocturnos y suele ocultarse en lugares oscuros, entre maderas, hojarasca, escombros, ladrillos, cámaras subterráneas, depósitos, desagües.

Qué hacer

Las picaduras son más frecuentes en miembros inferiores y generalmente ocurren en noches de mucho calor o en días con amenaza de tormenta.

En caso de ser picado por un alacrán:

  • Aplicar frío en el lugar de la picadura, para retardar la absorción del veneno.
  • Concurrir inmediatamente al puesto sanitario, centro de salud u hospital más próximo.
  • Es conveniente capturar al alacrán, vivo o muerto, y llevarlo al centro sanitario para que se identifique su especie. En caso de matarlo, evitar destrozarlo, para facilitar su identificación.
  • Se recomienda recurrir al médico con urgencia para determinar la gravedad del envenenamiento y aplicar el antídoto correspondiente. Las personas residentes en la ciudad de Salta, deben dirigirse a la Guardia del hospital Señor del Milagro. Quienes vivan en el interior, deben concurrir de inmediato al hospital público de la zona.

Prevención

Para alimentarse de cucarachas, los alacranes pueden ingresar a las casas y refugiarse en grietas de paredes, pisos, zócalos, detrás de revestimientos de madera, debajo de muebles o entre ropa y calzados. Por ello, se recomienda:

  • Mantener la limpieza y ventilación de los ambientes, teniendo cuidado al remover objetos.
  • Evitar la acumulación de escombros, ladrillos, tejas, leña, madera y otros objetos que puedan servir de refugio a los alacranes.
  • Evitar que los niños jueguen en esos lugares.
  • Tapar grietas en revoques. Poner especial cuidado si las paredes son de ladrillos huecos.
  • Sellar las cámaras de las cloacas y colocar mallas metálicas en rejillas de cocina, baño, lavadero y desagües.
  • No introducir las manos desprotegidas en huecos de árboles, paredes, debajo de piedras, maderas, etc.
  • Si ya se encontró un alacrán en la vivienda, revisar la cama antes de acostarse.
  • No dejar ropa en el suelo o colgada de las paredes. Revisar y sacudir las prendas antes de usarlas.
  • No andar descalzo, sobre todo en patios y jardines.
  • Revisar los zapatos, sobre todo antes de calzar a los niños.

Efectos de la picadura
La picadura de alacrán provoca síntomas locales como dolor con sensación de quemadura, enrojecimiento y sensación de adormecimiento o anestesia.

Los síntomas generales, que se observan principalmente en niños, son piel pálida y sudorosa, fiebre, cefalea, excitación y temblores generalizados. También puede haber somnolencia, agitación, vómitos, dolores articulares, taquicardia, problemas visuales, cólicos y diarrea.