Talleres para la comunidad

Como prevenir las enfermedades respiratorias en invierno

Comparte esto...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email

El Área Operativa Norte comparte una serie de consejos para prevenir patologías frecuentes de la época invernal como las enfermedades respiratorias, entre ellas las alergias, infecciosas, la influenza (gripe), bronquiolitis, entre otras.

Con la llegada del frío es preciso que tomes los recaudos para prevenir cualquier enfermedad que puedan afectar a grandes y chicos, por ello es importante que implementes ciertas medidas para el cuidado de la salud en general y que tengas especial atención en el cuidado de los más pequeños como:

– Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón: antes de comer, elaborar alimentos o proporcionarle a un niño, después de ir al baño o asistir a un niño o adulto en el cambio de pañales, luego de toser, estornudar, limpiarse la nariz, manipular basura y otras acciones de la vida cotidiana.

– Cubrirse la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo para evitar contagiar a otros.

– Ventilar todos los ambientes del hogar diariamente. A pesar de las bajas temperaturas es necesario realizar este procedimiento para eliminar las sustancias nocivas que se van acumulando en las habitaciones de las viviendas.

– Abrigar adecuadamente a los niños, para ello es importante considerar algunos factores como la edad. Los bebés menores de tres meses se enfrían más rápido porque su sistema de termorregulación aún es inmaduro, por lo cual, es necesario abrigarlos con una o dos prendas más que las usaría un mayor. Entre los 3 meses y un año, deben tener una prenda más que el adulto y, los mayores de un año deben usar, en general, la misma cantidad de ropa que los padres.

– No exponer a los niños, especialmente a menores de un año, a personas desconocidas o familiares que puedan estar cursando una enfermedad.

– Controlar y colocar las vacunas incluidas en el Calendario Nacional. Asimismo, deberá visitar periódicamente al médico para control pediátrico para saber cómo está creciendo y desarrollándose.

En cuanto a la alimentación del bebé, se recomienda lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad y alimentación complementaria adecuada, hasta los dos años de vida o más.

Otra de las recomendaciones importantes para cuidar la salud de toda la familia es la de no consumir cigarrillos, mantener los ambientes libres de humo y no exponer a niños a ellos.

También, es fundamental no automedicarse y siempre consultar con un profesional antes de consumir o suministrar a un menor cualquier producto medicinal. El consumo de remedios sin receta puede ocasionar intoxicación, ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultar un diagnóstico correcto, producir efectos adversos, generar resistencias entre otros factores.

Las mascotas no deben permanecer en las habitación de los niños y preferentemente se debe evitar el ingreso de animales dentro de los hogares.

Los signos de alarma que deben tener en cuenta los adultos para requerir consulta profesional son fiebre alta, respiración con pausas y agitación, palidez, decaimiento importante, mucho sueño, falta de apetito, vómitos, respiración rápida, hundimiento del pecho y poca ingesta de líquido.
Asimismo, se debe tener especial atención si el niño tiene menos de tres meses o nació prematuro, presenta desnutrición, posee cardiopatías congénitas, enfermedades neuromusculares o antecedentes de inmunosupresión ya que el riesgo es mayor.